María Cavanillas
Photodiary
Me acabo de cruzar con esta manifestación donde la media de edad era de 60 años. “A los jubilados nos han estafado” gritaban. Vergüenza de país que tiene a sus jubilados en la calle gritando… “Si esto no se arregla… Guerra, guerra, guerra” ellos que la han sufrido y la han sobrevivido… Han visto como se están minando cada vez más su derechos en un giro tan salvaje hacia la derecha que nos lleva derechos al fascimo… Estamos mal, muy mal… Si esto no se arregla…

Me acabo de cruzar con esta manifestación donde la media de edad era de 60 años. “A los jubilados nos han estafado” gritaban. Vergüenza de país que tiene a sus jubilados en la calle gritando… “Si esto no se arregla… Guerra, guerra, guerra” ellos que la han sufrido y la han sobrevivido… Han visto como se están minando cada vez más su derechos en un giro tan salvaje hacia la derecha que nos lleva derechos al fascimo… Estamos mal, muy mal… Si esto no se arregla…

Oxígeno, emoción, reflexión, evasión… Dublín 15/17 nov 2013

Sacar las lanas para volar hacia el norte

Sacar las lanas para volar hacia el norte

Una mesa con vistas
Me gusta empezar así, muy temprano y en silencio.

Una mesa con vistas
Me gusta empezar así, muy temprano y en silencio.

La verdad es que tengo que confesar que los lunes no son mi peor día porque acabo a la una y me queda prácticamente todo el día libre.
Pero los lunes tienen algo intrínseco de malestar, de pereza universal colectiva, que hace que aunque en realidad acabe el día y concluyas que no ha estado mal, cuando llega el siguiente domingo por la tarde se dispara el botón automático de “diosss mañana lunes…” Seguido de todo un cúmulo de requiebros y maldiciones varias…
Los lunes me tienen en un constante debate interno, aprovecho para avanzar trabajo del cole? O me dedico al hedonismo puro y duro? 
Hay una relación directamente proporcional al trabajo que tengo y las ganas de hacer cualquier otra cosa. Creo q esto también es universal.
Cuanto más trabajo tengo más ideas me surgen y me acuerdo de todas esas cosas que tenía que hacer “cuando tengo un momento”. 
A todo esto, hoy me decanto por lo segundo, como casi todos los lunes. Después de todo, si es fiesta es como un regalo y los regalos hay que dedicárselos a uno mismo, no? 
Dicho todo esto, hoy, de camino entre el súper y el dentista, he visto como el sol ya iba cayendo tras los árboles. Definitivamente el día se está acortando. Y por fin al lunes le queda poco. Así qué voy a aprovechar el tiempo. Taza de té, word, gafas y diccionario.

La verdad es que tengo que confesar que los lunes no son mi peor día porque acabo a la una y me queda prácticamente todo el día libre.
Pero los lunes tienen algo intrínseco de malestar, de pereza universal colectiva, que hace que aunque en realidad acabe el día y concluyas que no ha estado mal, cuando llega el siguiente domingo por la tarde se dispara el botón automático de “diosss mañana lunes…” Seguido de todo un cúmulo de requiebros y maldiciones varias…
Los lunes me tienen en un constante debate interno, aprovecho para avanzar trabajo del cole? O me dedico al hedonismo puro y duro?
Hay una relación directamente proporcional al trabajo que tengo y las ganas de hacer cualquier otra cosa. Creo q esto también es universal.
Cuanto más trabajo tengo más ideas me surgen y me acuerdo de todas esas cosas que tenía que hacer “cuando tengo un momento”.
A todo esto, hoy me decanto por lo segundo, como casi todos los lunes. Después de todo, si es fiesta es como un regalo y los regalos hay que dedicárselos a uno mismo, no?
Dicho todo esto, hoy, de camino entre el súper y el dentista, he visto como el sol ya iba cayendo tras los árboles. Definitivamente el día se está acortando. Y por fin al lunes le queda poco. Así qué voy a aprovechar el tiempo. Taza de té, word, gafas y diccionario.

Monday
Creo que si me hiciera una foto a mí misma no reflejaría mejor mi estado de ánimo. Cuando echas un vistazo a la semana y te das cuenta de que no tienes un momento de esos de “hago lo que me de la real gana” hasta el sábado, la verdad es que se hace un poco cuesta arriba.
Me gusta mi trabajo. Mucho. Pero este año es difícil. Dicen “No te llegas nada con lo que no puedas” viva el refuerzo positivo. Al final de este año creo que habré desallorado una capacidad tan bestia de paciencia y estado zen (necesarios para mi sobrevivencia en mi dia a dia) que podré opositar a ser la próxima reencarnación del Dalai Lama, ¡ y siendo mujer!, ¡ole yo!.
Soy dada a la exageración, lo reconozco. Pero aunque han pasado tres dias de puente (benditos sean) todavía tengo presente el regusto de cerrar la semana pasada, la sensación de querer salir corriendo y querer meter la cabeza debajo de la tierra.
Pero hasta aquí mi recreación por el pesimismo cual cerda en el lodazal. Puedo, podemos, solo hay que hacerlo. Así que un poquito de agua para ella, zumo para mí y arriba.

Monday

Creo que si me hiciera una foto a mí misma no reflejaría mejor mi estado de ánimo. Cuando echas un vistazo a la semana y te das cuenta de que no tienes un momento de esos de “hago lo que me de la real gana” hasta el sábado, la verdad es que se hace un poco cuesta arriba.

Me gusta mi trabajo. Mucho. Pero este año es difícil. Dicen “No te llegas nada con lo que no puedas” viva el refuerzo positivo. Al final de este año creo que habré desallorado una capacidad tan bestia de paciencia y estado zen (necesarios para mi sobrevivencia en mi dia a dia) que podré opositar a ser la próxima reencarnación del Dalai Lama, ¡ y siendo mujer!, ¡ole yo!.

Soy dada a la exageración, lo reconozco. Pero aunque han pasado tres dias de puente (benditos sean) todavía tengo presente el regusto de cerrar la semana pasada, la sensación de querer salir corriendo y querer meter la cabeza debajo de la tierra.

Pero hasta aquí mi recreación por el pesimismo cual cerda en el lodazal. Puedo, podemos, solo hay que hacerlo. Así que un poquito de agua para ella, zumo para mí y arriba.

©